lunes, 10 de marzo de 2008

Pecados

¿Qué sería de las religiones sin los pecados?, digo religiones porque las debilidades y/o pasiones humanas son las mismas sin importar si se es judío, musulmán, católico, cristiano, pare de sufrir, metodista, etc. Bueno, supongo que si se es satanista los pecados serán distintos, pero la idea queda clara.

Por simplificar la cuestión pensemos en los 7 pecados capitales, que son comunes a las religiones mencionadas, de ellos el que realmente es visto como algo terrible es la lujuria, realmente no me imagino a alguien confesando haber pecado de gula o pereza o algún otro pecado menor, una vez más para simplificar esto pensemos en la persona que se confiesa con un sacerdote católico (la imagen generalizada pues):

Gula: Padre me acuso de haber comido doble postre en la comida, un gansito antes de dormir y unas galletitas en la madrugada.

Pereza: Padre me acuso de haber llamado a la oficina para reportarme enfermo porque me daba mucha hueva hacer mi informe mensual de ventas.

Vanidad: Padre me acuso de pasar 15 minutos frente al espejo cuando acabo mi rutina de ejercicio en el gimnasio, aunque apenas empecé a ir esta semana, mido 1.50 y peso 95 kgs.

Avaricia: Padre me acuso de no haberle dado una moneda al par de payasitos disfrazados de fox y salinas en el alto de Insurgentes y Reforma, porque mi trabajo me cuesta clavarme la lana de los viáticos.

Soberbia: Padre me acuso de andar presumiendo ante los demás mis logros y mi bonanza económica, oiga que feos zapatos, en cambio vea estos de piel de nutria no nata que traigo.

Ira: Padre me acuso de haberle mentado la madre cinco veces al taxista que se me metió en el periférico, de haberlo seguido hasta Tlalnepantla, aunque yo vivo en Polanco, con tal de irlo fastidiando con las luces altas y cerrándomele.

Respuesta a todas las anteriores por el sacerdote: Muy mal hijo, es un pecado capital, si sigues así te estas condenando al recientemente reinaugurado infierno (cortesía de benedicto bonito bodoque).

No, seamos sinceros eso no pasa, al padrotín, digo, padrecín, lo que le interesa es oír tus pecados de lujuria, es más ha investigado, si no es que tiene, cuanta filia sexual existe y ya tiene en el confesionario la tabla de castigos para cada una, es más te pedirá detalles para solazarse en el arte del onanismo una vez te hayas ido, si no es que lo hace mientras estas ahí.

El sucio y recochino sexo, la lujuria (güacala que rico), es el gran pecado, que permite aún controlar a los fieles (aquí si de cualquier religión) con la amenaza del averno por andar dándole gusto al cuerpo, aunque creo que en la iglesia católica empeora porque hay que hacer penitencias de rezos y esas cosas, supongo que es revanchismo por no poderse casar y fornicar a gusto.

6 comentarios:

annie dijo...

jajajajajaja
maldita lujuria...
si, ok... a veces me dejo consumir por ella... y es que como se puede aguantar uno las ganas, carajo!!!
oh! no puede ser!!!
pensé que estaba hablando con un padrecito buena onda...
carajo! he quedado como una degenerada...

saludos

annie dijo...

Por cierto, a mi no me gusta el cabrito... EWW

Bruja sin Escoba dijo...

Maldición!

Entonces todos valimos ya! nos vemos en el merito infierno.. Haaay maldita lujuria xD.

Aunque tambien si te he de confesar la ira entra en segundo lugar.

Hug!

elevangeliosegunyo dijo...

cuenta como avaricia el darle a un mimo una moneda invicible??

Pipe El Botas Miadas dijo...

una religion sin pecados..jaja le quitarias lo sabroso, el chantaje por el cual tienen su rebaño de ingenuos

Anónimo dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Wireless, I hope you enjoy. The address is http://wireless-brasil.blogspot.com. A hug.