martes, 3 de septiembre de 2013

Sobre "Toda la Sangre" de Bernardo Esquinca

Advierto, esto no es un crítica, no soy nadie para criticar. Son apenas unos apuntes sobre la novela “Toda la Sangre” de Bernardo Esquinca, es mi forma de reconocer y agradecer al autor por un excelente libro.

Manuel Vázquez Montalbán creo al detective Pepe Carvalho, con su afición a quemar libros en la chimenea; Taibo II nos regaló al entrañable Héctor Belascoarán Shayne y sus cocas/pepsis con limón y  Delicados con filtro; Élmer Mendoza a “El Zurdo” Mendieta, un judicial con excelente gusto musical y modos ad hoc para la frontera norte; Jordi Soler lleva y trae al Comandante Emiliano Conejero y su colección de cassettes proféticos que suenan en su viejo Galaxy. Bernardo Esquinca viene a engrosar el Panteón con Casasola, ex reportero cultural, ex esposo de alguien, ahora reportero de Nota Roja (así, con mayúsculas), amante del Centro Histórico de esta ciudad, buscador de notas, de nuevos romances que sanen su herida ex conyugal, personaje leal y culto, una joya como los anteriormente referidos. De ese tamaño es, y aún crecerá, la creación de Esquinca.

Los personajes “secundarios” no son menos, así como Carvalho tenía a su “fetito” y su novia putadeteléfono; Belascoarán a los subarrendatarios de su oficina un plomero, un tapicero y en el tercer turno un ingeniero experto en el drenaje profundo del D.F.; Esquinca tiene en su jefe, el director del “Semanario Sensacional” Santoyo, en el ex fotógrafo y elemento de inteligencia que ya quisiera el CISEN, el Griego; al Consejo de Periodistas de Nota Roja y a su eventual chofer /repartidor de pizzas Gerardo, un ejercito de apoyo monumental que, con las propias particularidades, ambientan y enriquecen la novela.

Pero hay otro GRAN personaje, el Centro de la Ciudad de México y sus alrededores, en lo personal debo decir que siempre me ha gustado el centro del DF, y durante 4 años trabajé frente a la Plaza de Santo Domingo y luego por poco más de 2 años en la zona de Bucareli, por lo que los personajes, lugares, momentos diría, no me son ajenos. El Mesón del Cid, los puestos de tacos de Balderas, la llamada (por Esquinca y creo que deberemos oficializarla como tal) comunidad de sin techo George Romero fluctuante entre Ayuntamiento y Artículo 123, el Café el Popular, el Habana, la extinta Puerta del Sol (hoy una zapatería, menudo sacrilegio), Templo Mayor, el MUNAL, Palacio del Arzobispado, etc. Un largo etc. Lugares que dan ganas de volver a visitar, y quienes no los conozcan tendrán la necesidad de pararse ahí, aunque sea al pie de lo que fueron los sitios desaparecidos. Esquinca nos mete a la historia usando a la realidad y la usa muy atinadamente, yo se que el Cantante y Rigo Santana existen, los he visto y escuchado, he caminado frente a la Comunidad George Romero, he comido y bebido en el Salón Corona, he visitado los museos y sitios arqueológicos. Resumo, la novela le habla a uno a otro nivel cuando ha estado ahí.

El día de la presentación del libro, Mariana H citó algunas frases memorables de la novela, recupero algunas y cito otras, sólo las que me retumban días después de haber terminado el libro.

- Esta ciudad se gobierna con sus propias leyes. Somos el producto de un gran experimento.-

-La gran mayoría de los habitantes de esta ciudad viven atemorizados y, además, se la pasan quejándose de todo. Padecen la urbe. ¿Porqué no se largan entonces? La única manera de disfrutar esta ciudad es no teniendo miedo.-

-En la cruda todos somos indigentes, porque la cruda destruye el cuerpo y el alma.-

-¿Porque las mujeres soportaban tanto a maridos de mierda? Si hubiera un concurso, sin duda las esposas mexicanas ganarían la medalla de oro.-

De Chuck Palahniuk – No hay nada más fácil que no prestar atención a la gente sin hogar. Puede que seas Jane Fonda o Robet Redford, pero si estás empujando un carrito de la compra por alguna avenida al mediodía, vestido con tres capas de ropa sucia y murmurando palabrotas por lo bajo, nadie se va a fijar en ti.-

-Las caderas de una mujer siempre son un buen asidero en medio del naufragio-

-El crudo es un animal sagrado. Cuando alguien tiene resaca, no se le puede negar nada. Es como un condenado a muerte pidiendo su última cena.-

- La vida transcurre entre equivocaciones y cuando uno se da cuenta de sus errores, ya no hay marcha atrás. Las revelaciones siempre llegan demasiado tarde.-

-Estás completamente jodido...porque eres un romántico. Y en este mundo, a los románticos se los lleva la chingada.-

-Lo que no se concreta en la realidad, encuentra la forma de manifestarse en la mente.-


En esa misma presentación del libro, Bernardo nos confirmó lo que todos sabemos pasa con los escritores, que su protagonista, Casasola, es su alter ego, con algunos extras como siempre pasa. Lo que me hizo recordar al Jefe José Daniel Fierro, de Taibo II, sus cameos con Belascoarán, su propia novela y su muerte. Esquinca avisa, primero en un pie de página y luego en sus notas, que lo de Casasola es una serie, y yo insisto que hay que seguirle la pista al personaje para poder decir que atestiguamos el nacimiento y desarrollo de un nuevo icono de la novela negra.

jueves, 31 de mayo de 2012

La Uña Enterrada

Este post tiene origen en un intercambio de tweets con Raxxie. Ella se quejaba de una uña enterrada, que como quienes las padecemos sabemos, duele al estar enterrada, duele más su extracción, aunque trae calma. Pero la muy desgraciada vuelve, una y otra vez, y sus víctimas olvidamos tomar acciones preventivas, y lo recordamos cuando ya es tarde. Yo sostengo las personas que sufrimos ese mal formamos parte del frágil equilibrio del universo, si las limaramos o cortaramos antes de que se encarnaran podríamos desatar la implosión de la galaxia. Raxxie proponía la amputación del dedo afectado y así causar una hecatombe menor, sólo a nivel planetario, pero dicen que si haces eso desarrollas el sindrome del miembro amputado fantasma y sientes que la uña enterrada sigue ahí, por el resto de tu vida.

Discutiéndolo con el buen Cuasimodo llegamos a las siguientes conclusiones adicionales:

  1. La uña enterrada es esa ex-novia/querida/prospecto/algo que borraste de tus agendas, físicas y digitales; la desamigaste del feisbuc; eliminaste del messenger; borraste sus direcciones de correo y sus correos y un largo etcetera. Pero un día, cuando ya no pasa por tu mente, aparece un mail suyo (claro, no puedes borrar tus direcciones de su cuenta de correo) no esperabas alguna comunicación después de tanto tiempo, respiras  al ver el título del correo "I figured I should share the wealth", simplemente le hackearon el mail. A la basura y marcado como spam.
  2. La uña enterrada es ese primo que tienes años de no ver y un día te llama al celular, que no recuerdas haberle dado, alegre y amable pregunta por tí, tu familia, si ya te casaste, el famoso ¿y en donde andas?, acto seguido, procede a informarte que se dedica a vender seguros e inicia el, sguramente, ensayado monólogo sobre la importancia de protegerte de eventualidades. El fino arte de querer darte un sablazo en nombre de ¡¡Ahhh la familia!!! Acto seguido lo agregas a la lista de "no contestar".
  3. La uña enterrada es, finalmente, esa llamada que se repite a las 8, 9 y 10 de la mañana de domingo, de tres ejecutivos de cuenta distintos de Banamex, con la noble misión de venderte un "servicio", si uno lo confunde con un seguro se indignan, consistente en pagarte $500 pesos diraios durante un máximo de  6 meses en caso de enfermedad, cirugía u otro similar; también incluye un pago de $250,000 en caso de pérdida de un miembro, sea por accidente, negligencia u acto fallido de magia, sin preguntas. Es especialmente simpática la señorita que ante tu negativa inicial te recuerda que vives en una sucursal de Afganistan, que la delincuencia brota en cada esquina como los baches y que no vaya siendo te toque una bala perdida o que te secuestren y te corten un dedo (cualquiera menos ese donde se te entierra la uña), porque el maravilloso "servicio" te paga la pérdida o a tu familia, con o cual te conviertes en ganancia. Que forma de joderle a uno la mañana de domingo. Pues ya, una vez que se libra uno de ello jura que no vuelve a contestar una llamada "privada".
Todo eso hacemos ante ex-algos, familiares infumables y ejecutivos bancarios, pero no conozco a nadie que haga algo para evitar que esa maldita uña le vuelva a romper el paso, sangrarle el dedo y dejarle un dolor después de su exhumación. Eso si, tampoco falta el que no aprende y sigue recibiendo mails y llamadas ad infinitum, esos son masoquistas.

Y como es costumbre, el soundtrack de estos días, El Chojin-Apagado o Fuera de Cobertura.

lunes, 26 de marzo de 2012

Vive Latino

Finalmente, después de muchos años, este sábado volví al Vive Latino. Tuvo algo de deporte extremo volver al andar/peregrinar de escenario a escenario; darle la vuelta al circuito completo buscando una playera del IMS, unos esquites para mi novia y una crepa para su servibar, la cual nunca encontré; brincar involuntariamente como parte de una masa compacta; aguantar los gritos agudos de alguna fan from hell al aparecer su músico favorito y aguantar cabezazos, codazos, empujones y demás formas sutiles para pedir paso, de quienes salían antes de que acabaran las intervenciones de cada grupo.

Si carajo, extrañaba todo eso. Hoy he andado cansado todo el día y me doy cuenta de que no es lo mismo a los 22 que ya cerca del tercer piso. Por cuestiones de trabajo no pudimos ir el viernes ni el domingo, el primero porque salimos demasiado tarde de la oficina como para llegar y el segundo porque llegar a las 2-3 de la mañana y despertarse para ir al jale temprano no es factible. Total que me quedé con ganas de ver a un madral de grupos de esos días, aunque la onda de CocaCola tv alivianó un poquito el no estar ahí.

Lo mejor para mí fue el I.M.S., El Haragán y Cia., Toy Selectah con Serko Fu (aunque no pude ver completo el set) y descubrí que me gustan bastante Los Caligaris. Por otro lado, debo confesar que Café Tacuba no me emocionó mucho, sentí que hacían pausas demasiado largas entre canciones. De las pocas canciones que más me gustaron dos ni son suyas, Chilanga Banda de Jaime López y Dejate Caer de Los Tres, además de La locomotora, La Chica Banda  y la Ingrata. De hecho creo que su último disco innovador fue el "Revés/Yo Soy" y de ahí se volvieron muy "pop", sin mencionar que canciones como "El baile y el salón" y "Eres" fueron excesivamente choteadas en radio, antros, fiestas, televisión y por parejitas melosas a la menor provocación.

Lo que me sigue causando molestia, y se que a muchos allá afuera también, es la ausencia de un espacio para el Hip Hop nacional, recuerdo que en sus orígenes el Vive Latino incluyó a varios exponentes como Control Machete, Flor de Lingo, Skool 77, Cartel Aztlan, Cartel de Santa, Magisterio, sólo por mencionar a algunos. Actualmente se podrían incluír, al menos, 4 o 5 actuaciones por día con muy buena asistencia y al menos uno en el escenario principal. Falta recuperar esa parte, hasta por negocio.

En conclusión, volver a estas ondas fue agradable, tal vez vuelva el próximo año, asegún el cartel. Total que ahí les dejo algunas de las canciones que más me gustaron.



miércoles, 14 de marzo de 2012

Hay Tortas

En febrero de 2007 inicié mi corta aún pero intensa vida en la administración pública federal, si señoras y señores, soy un burócrata. Y la intensidad a la que me refiero no se debe a ir brincando de dependencia en dependencia, sino al ritmo de trabajo y situaciones complejas que me ha tocado vivir.

Sólo he trabajado en dos dependencias y sin embargo he trabajado para cuatro secretarios y tres subsecretarios, de los cuales uno y uno han fallecido. Complicado pues, trabajar en un lugar donde falta por meses el jefe mayor y por unos días el Gran Jefe es estresante. Reiniciar el proceso de conocimiento de habitos, intereses y formas de nuevos jefes cuando estos llegan amilana a cualquiera.

Por ahora he sorteado bien esos procesos, aunque justo ahora estoy enmedio de la curva de mutuo conocimiento con nuevos jefes, ya veremos como va. Sin embargo debo decir que mi primer trabajo en la administración pública, y específicamente la forma tan distinta de ser y trabajar de mi jefe inmediato y su superior, me han dado herramientas útiles.

Los últimos días he recordado especialmente algo que decía mi primer jefe en estas lides burocráticas, y es que a veces uno quiere entregar "El Documento", que lo diga todo, que explique cada parte de un programa, proceso, planteamiento, etc. Y realmente el tiempo, la coyuntura o el interés del receptor de la información no dan para ello. Entonces decía que pregonar "señor, señora, señorita, joven caballero, pasen a este humilde establecimiento a probar las deliciosas tortas que en el se preparan" le quitaba interés a quien lo oyera, y que a veces para vender basta   decir "hay tortas". 

Pues eso, ayer estabamos preparando tarjetas informativas con los orígenes y desarrollo de los temas, hasta llegar a la situación actual...y realmente lo que se necesitaba era un índice con frases e información básicas. Y si, adivina bien usted amable lector, este texto le está vendiendo una historia larga personal sólo para, irónicamente, recordarle que a veces "hay tortas" es todo lo que se necesita decir.

Y como dice Alberto Chimal, la música de lo que pasa:


 


jueves, 17 de noviembre de 2011

Google Music

El día de ayer, miércoles 16, Google presentó para todo el público de estados unidos su servicio de música  Google Music. La nota se puede consultar aquí (Matuk.com), básicamente se trata de un servicio para comprar música desde el Android Market, almacenarla en la nube, escucharla en Google+, equipos Android (en breve) y obviamente descargarla. Por ahora Universal, EMI y Sony Music ya acordaron con Google participar en el proyecto, por lo que respecta a Warner, si las ventas van bien seguro firmará, a nadie le gusta quedarse sin un trozo de pastel, y el crecimiento de Android hace que pueda repartir buenas rebanadas.

Este servicio es un fuerte competidor para iTunes, pues cuenta con el apoyo de las principales disqueras a nivel mundial, en un esfuerzo de este tipo es fundamental el catálogo que se ofrezca. Es normal pensar que el servicio no estará disponible como aplicación para dispositivos Apple, pero además a diferencia del servicio iTunes Match el de Google, no cuesta.

Pero, siendo objetivo y asumiendo (sin datos exactos) que la mayoría de los dispositivos portátiles para escuchar música son iPods y en ello hay un pequeño detalle a considerar, menor, pero que en esta época de comodidades puede parecerle importante a algunas personas. Digamos que tengo un equipo Android, compro música en el Android Market, misma que tendré en el teléfono y disponible en la nube, sin embargo, todavía la tendré que pasar a mi computadora para incluirla en mi iPod. Como verán, hay un paso que, hasta donde sé, quienes tienen iPhone o iPod Touch no tienen que hacer.

Y eso último me lleva a la siguiente idea: Google un día sacó un SO para teléfonos, el Android, algunos fabricantes lo adoptaron y éste se ha ido extendiendo masivamente; luego, para demostrar todo lo que podía hacer su SO y que fuera debidamente explotado, se alió con una marca y sacó un teléfono, operación que repitió un par de veces más, con bastante éxito; después tuvo la posibilidad de comprar una compañía fabricante de teléfonos (Motorola Mobile), si todo sale bien con la compra, el próximo año tendremos los primeros teléfonos 100% Google, como Apple o BlackBerry. ¿Será que un día se le presente a Google la oportunidad de comprar a un fabricante de reproductores de música y veamos surgir un "Android Jukebox"? Con su SO, hardware y tienda de música, sería el proceso inverso del iPhone, osea tomar un celular Android y quitarle la función de teléfono.

Habrá quien piense que estoy en drogas, pero, hace unos años el mercado de celulares estaba regido por Nokia, El Smartphone se llamaba BlackBerry, Google era un buscador y Apple fabricaba computadoras que sólo le interesaba a unos cuantos. La llegada del iPod cambió muchas cosas en el panorama tecnológico, el iPhone lo volvió a hacer, pero ello no significa que nadie más pueda venir por su parte del negocio y Android es una gran prueba de ello.

¿Recuerdan el Sony Discman como el rey de la portabilidad musical? Este video de Mick Jagger salió (sí la memoria no me falla) a principios de 2001 y  el 21 de octubre de ese mismo año vió la luz el iPod, no hay hegemonías. 



ANUNCIO PARROQUIAL:
Si, ya volví a escribir, una vez más prometo que lo haré más seguido, a ver cuanto dura mi promesa.

jueves, 1 de septiembre de 2011

30 libros

Reto de los 30 libros

Hace unas semanas en el blog de Mauricio Montenegro se convocó a este reto de 30 libros, con una lista de características de cada uno de los mismos para compartir un poco de lo que hayamos leído. Hubo quienes lo hicieron en twitter y otros en blog, ese es mi caso, pues los 140 caracteres de twitter me limitan para hablar de muchas de esta obras. Espero que encuentren alguno que les interese y los invite a leerlo.

1. Uno que leyó de una sentada.

La Sangre de su Corazón, de Bernardo Ruíz. Es una colección de cuentos, todos con el hilo conductor de lo sobrenatural. Me lo eché tan pronto lo llevó mi padre a la casa, además de que es un libro pequeño, todos los cuentos se van solos. Vale la pena buscarlo, aún hay por ahí algunos ejemplares. Sin mencionar que tengo el gusto de conocer al autor y preciarme de poder llamarlo Maestro y más importante aún, amigo.

2. Uno que se haya demorado mucho en leer.

Shogun de James Clavell, fue sin duda un reto, además de ser un ladrillito y la edición que tengo adolece de una letra relativamente pequeña, lo trate de leer por primera vez cuando tendría alrededor de 12 años y no pase de la página 100. Años más tarde, tendría unos 19 años, lo pude leer y aún así me llevo un buen mes y medio.

3. Uno que sea un placer culposo.

Dicen que en cuestión de literatura no hay placeres culposos, pero sé que este será bien recibido como tal. Yo confieso que leí “Las Reinas de Polanco” de Guadalupe Loaeza, y además lo disfruté y me divertí y hoy en día considero que su crónica de la apertura del primer Mc Donald’s en México es muy buena. Ni modo.

4. Uno que le gusta a todos menos a usted.

Melmoth El Errabundo de Ch. R. Maturin. Tenía un par de años que me lo habían recomendado y apenas este año lo compré y lo leí, comienza muy bien pero de repente meten una historia de amor que a mi gusto queda muy forzada, se pierde el hilo y siento que el personaje pierde fuerza. La cosa es que de ahí para adelante ya no me volvió a ganar el libro.

5. Uno de viajes.

El Maravilloso Viaje de Nils Holgersson de Selma Laggerlöf, toda la temática del viaje por un país que desconocía, con historias típicas, animales que hablan, etc. Obviamente me atrapó de niño y hoy considero que puede ser una lectura muy amena para los niños.

6. Uno de un nobel.

Soy de los que llegan tarde a los Nobel, los acabo leyendo años después, como hipster pero al revés, yo los leo cuando ya todos los leyeron. Pero gracias a mi jefa este año leí “El sueño del Celta” de Mario Vargas Llosa, en alguna ocasión empecé “La fiesta del Chivo” pero no la terminé, creo que no era el momento para mí.

7. Uno muy divertido.

“Filosofía a mano armada” Tibor Fischer, fue uno de esos libros que lo jalan a uno, y sin razón específica se le van los ojos, la premisa de un par de ladrones que cometen sus delitos actuando en cada ocasión de acuerdo a una escuela filosófica llama la atención y en mi caso me pareció muy cercano a la idea de los “actos poéticos” y posteriormente “actos psicomágicos” de Jodorowsky. Excelente libro que además le devuelve a uno o genera el ánimo de volver a revisar las clases de filosofía.

8. Uno para leer por fragmentos.

“El evangelio según René Avilés Fabila” un texto conformado por capítulos de un par de hojas a lo sumo, ingenioso y lleno del humor particular del autor. Uno puede tomarlo y leer un capítulo al día, solazarse de inicio y darle un par de vueltas el resto de la mañana, pues busca, a través de estos breves ensayos, traer a la actualidad el texto bíblico.

9. Uno con una excelente versión cinematográfica.

La palabra “excelente” ya complica demasiado esto, francamente hay buenas y muy buenas adaptaciones, pero normalmente son malonas, en este caso me inclino por la trilogía de “El Señor de los Anillos” en su momento los leí y aunque me falta cerca de media hora por película, debo decir que se trata de una muy buena adaptación. Es más, el mero hecho de poner a Liv Tyler como Lady Arwen y a Gwyneth Paltrow como Lady Galadriel es razón suficiente para que ocupe este lugar, no en balde Tolkien describió a los elfos como los seres más bellos sobre la tierra.

10. Uno con una pésima versión cinematográfica.

Hay para aventar como señalé en el inciso pasado, pero me quedo con Soy Leyenda, la versión moderna de Soy Leyenda es una burla respecto del libro, y cabe señalar que he visto 3 adaptaciones, la primera con Vincent Price llamada “Last man on earth” (a mi gusto la mejor, al menos la más apegada al libro sólo falla en el final) una posterior de Charlton Heston, llamada “Omega Man” solamente inspirada por el libro y por lo tanto no usaron el nombre y que es buena y finalmente el bodrio con Will Smith, con tantas fallas que da pena citarlas.

11. Uno que lo haya motivado a visitar algún lugar.

“El Gran Vals” de Jesús Vicente García, es una novela, urbana, futurista y policiaca. Una vez dicho eso, es una historia ágil, divertida y sumamente real. El Gran Vals, para quien no lo sepa, es un antro de mala muerte en la Ciudad de México, ubicado en el Eje Central, cerca de Avenida Chapultepec y es un elemento esencial en la novela. Un día de estos me aventuraré a entrar.

12. Una biografía.

“Ernesto Guevara de la Serna, mejor conocido como El Che” de Paco Ignacio Taibo II, disfrute de cada página de ese tabique, en ese entonces estaba en la prepa y cargaba en mi costal/mochila el libraco y a la menor provocación lo sacaba para leer un poco más. Como muchos tuve mi época de admiración por el revolucionario y leí además de ese, el libro de Jorge Castañeda y el indispensable Diario del Che en Bolivia, así que puedo decir que quedé muy satisfecho con la obra de Taibo II.


13. El primer libro que leyó en su vida.

Buscando en los libros más antiguos y que, por lo tanto, debieron ser mis primeras lecturas me encontré una compilación de los hermanos Grimm, sin el endulzamiento edulcorado de Disney. Pensaré pues, que ese fue el primer libro que leí en mi vida.

14. Uno que haya odiado hace años y hoy admira.

Al hacer esta lista y llegar a este inciso me doy cuenta que realmente en cuestiones de libros es difícil odiarlos, en muchos casos se trató de lecturas que inicié en un momento que no era el adecuado. Por no dejar, me referiré a “Estas ruinas que ves” de Jorge Ibargüengotia, de él había leído antes un libro de cuentos llamado “De tacones y gabardina” y como que esperaba lo mismo, así es esto de aprender a ser lector.

15. Uno que haya amado hace años y del que hoy reniega.

Caso difícil, pero, me pasó algo parecido al caso anterior, me gusta mucho la obra de Isaac Asimov, sus novelas de robots, de humanos aislados bajo tierra, sus cuentos espaciales, pero donde abusó, a mi gusto, fue en las fundaciones, pero rematar esa saga volviendo a uno de sus primeros robots ya fue demasiado. Eso sí, no niego que la disfruté en su momento.

16. Uno ruso que sí haya leído.

“La Familia del Vourdalak” de Alexei Constantinovich Tolstoi, un vourdalak no es otra cosa que el vampiro del folklor ruso, y esta es una de las mejores historias de vampiros que he podido leer, sin el típico final feliz, aunque si afortunado para su protagonista, pues en las condiciones en que termina el relato es mejor salir vivo.

17. Uno de este año.

“Disparos en la oscuridad” de Fabrizio Mejía Madrid, hablar de Díaz Ordáz sigue siendo difícil en México, quiero decir, sin querer desenterrarlo y fusilarlo, sin embargo en su libro Mejía Madrid da saltos narrativos de la infancia de Díaz Ordáz, a su juventud, su acercamiento a la política, sus paranoias, fobias y miedos. Lleno de anécdotas e información poco difundida, se lee sin problemas, con un mínimo de nociones de historia moderna mexicana se identifica a todos los personajes y se entienden muchas cosas. Sólo “spoilearee” que no tiene de que preocuparles que la DEA o la CIA tengan efectivos en México, en algún momento Díaz Ordáz fue informante de la CIA con sueldo y compensaciones varias.

18. El que más veces ha leído.

Los 3 volúmenes de los “Relatos de los mitos de Cthulhu”, una edición de Bruguera con cuentos de H.P. Lovecraft y prominentes miembros de su Círculo, entre ellos August Derleth y Robert Bloch. Esos seres primordiales, su mitología y hasta obras literarias que crearon y fueron alimentando todos los que participaron de los Mitos difícilmente podría ser superada.

19. Uno que lo haya sorprendido por bueno.

El Monje de Matthew Gregory Lewis, otra novela gótica recomendada por un par de amigos, esta sí muy buena, tanto que supero mis expectativas, muy oscura, un personaje complejo, descripciones vividas, aunque es largo en ningún momento se cae de las manos. Finalmente un libro que no sorprende, que no es predecible se olvida y no es el caso.

20. Uno que lo haya sorprendido por malo.

“Cuenta regresiva” de Armando Vega Gil, es una compilación de cuentos a cuya presentación acudí hace unos años y, al menos los cuentos que leyeron en la presentación lo pintaban muy bien. Sumándole que ya había leído “Diario íntimo de un guacarroquer” que a pesar de estar lleno de referencias y escenas escatológicas es un libro muy bien logrado, esperaba más de los cuentos de Vega Gil, pero de plano lo deje poco después de la mitad.

21. Uno de cuentos (no valen antologías).

“La Ciudad Imaginada” de Alberto Chimal, a Chimal llegué por una entrevista de Fernanda Tapia le hizo cuando publicó su novela “Los Esclavos”, después resulto ser conocido de Bernardo Ruíz quien habló muy bien de su obra y casualmente un día nos lo topamos en La Hostería de Santo domingo y me lo presentó. De ahí en adelante he estado siguiendo (a veces literalmente) a Chimal y aunque tiene más obra esta ilustra muy bien su trabajo.

22. Uno de poemas (no valen antologías).

“Taviradas” de Ximena de Tavira, ni lo busquen, no lo van a encontrar, y es una lástima porque es muy bueno, y miren que la poesía y yo no la llevamos mucho. El libro es una edición artesanal de la autora, de edición limitadísima que se conseguía sólo en las noches de “Las Poetas del Megáfono”, colectivo al cual pertenecía.

23. Uno que le gustaría volver a leer en su vejez.

“Kafka en la orilla” de Haruki Murakami, algo me dice que una relectura con más vida recorrida puede resultar interesante. Hasta ahora de lo que he leído de Murakami es el que más me ha gustado.

24. Uno que no le prestaría a nadie.

Más bien yo diría, que no volvería prestar, si lo encuentro de nuevo. “Antes y después de Drácula” una recopilación de Bernardo Ruíz para editorial Vid, como su nombre lo dice, son cuentos de vampiros (de los de verdad no esos metrosexuales edulcorados que viven en bosques de hadas de hoy) escritos antes y después del Drácula de Bram Stoker, nunca se reeditó y no hemos convencido a Ruíz de aventárselo de nuevo.

Para el registro, si, se lo presté a una chica que me gustaba y que nunca me lo devolvió, es la única razón medianamente válida para prestar un libro como ese…y para afiliarse a un partido político.

25. Uno para aprender a perder.

“El amante de Janis Joplin” de Elmer Mendoza, al margen de la historia de narcotráfico, el personaje central con su esquizofrenia, su inocencia y confianza en los demás, al final da la muestra ideal de cómo perder pero no ser el único que deje algo en el camino.

26. Uno que asocie con la música que le gusta.

“La Contracultura en México” de José Agustín, rock, punk, hippies, metal, etc. Un pequeño estudio de géneros “contraculturales” en nuestro país. Finalmente José Agustín siempre ha sido cercano al rock desde su colaboración con Buíl y Pardo “Ahí viene la plaga” y “La casa del sol naciente” es un autor que se asocia de inmediato al género.

27. Un libro que le regalaron y no le gustó.

“Si el águila hablara” de Miguel Alemán Velazco y no fue tanto el libro sino ¿Quién pijas le regala eso a un niño de 14 años? Pues fue un amigo de la escuela en mi cumpleaños, un evidente roperazo (del ropero de su papá seguramente) pero bueno el era conocido por esa costumbre, en otra ocasión me regaló un radio/linterna/sirena, que francamente use y agradecí más.

28. Uno que lo haya asustado.

“Cujo” de Stephen King, otra vez leyendo cosas fuera de edad, hay un punto en que uno puede leer sobre vampiros, hombres lobo, fantasmas y el chupacabras sabiendo que no son reales, pero un San Bernardo gigante rabiosos, eso es otra cosa. Durante un tiempo desconfié de cualquier perro con más baba de lo normal en su hocico.

29. Uno que se haya robado.

Esto es una confesión pero como han pasado muchos años ya no importa. Siempre he sido un bicho raro, si, de esos que en la primaria podían pasar el recreo en la biblioteca de la escuela leyendo en lugar de perseguir un balón en el patio, así que un día encontré un libro llamado “Más experimentos” de Bernard Larocque. Como su nombre lo indica es un libro de experimentos para alumnos de primaria, cosas sencillas que se pueden hacer sin supervisión de un adulto y como nadie lo sacaba (la tarjeta de préstamo sólo registraba mi nombre en un largo periodo de tiempo) opte por llevármelo, aducir pérdida y reponerlo por otro.

30. Uno que pueda salvar vidas.

“Anhelo de vivir, la vida de Vincent Van Gogh” de Irving Stone, todos conocemos esa parte de la vida de Van Gogh en que se corta una oreja, que sus cuadros no se venden, que no se valora su arte y que muere pobre…y que hoy un cuadro suyo cuesta un ojo de la cara. Pues conocer la vida entera del pintor, en toda su desgracia y sufrimiento no hace pensar que, como dice Menuda Coincidencia “siempre hay alguien más jodido que uno, ¿te sientes mejor?” eso si absténganse en navidad y esas fechas, es muy violento, pero le permite a uno ver que se puede estar peor.

jueves, 28 de abril de 2011

Hace un año y otras cosas

Hace un año, recien terminaba semana santa y el lunes ya estaba yo llegando a mi primera sesión de terapia, la primera en mi vida. Finalmente había llegado al punto de quiebre, estaba en auténtica depresión y no había más que pudiera hacer solo. Unos meses después me dieron de alta, obvio salieron más cosas y avanzamos en ellas, hoy tengo más certezas de lo que sucedió, más seguridad en lo que hago, no logró aún visualizar el alcance completo de mis acciones y como cualquier persona, fallo. La diferencia es que aprendí a no azotarme, a buscar soluciones y no hacer más grandes los problemas, que no todas las soluciones están en mi ( de hecho no tienen porque estarlo), a veces dependen de otros o al menos que quieran cooperar. Todavía hay momentos en que quiero quedar bien con Dios y con el diablo, enonces recuerdo la máxima del derecho "a lo imposible nadie está obligado" y hago lo mejor que puedo.

Les cuento todo esto porque hace un año empezó una etapa nueva e importante en mi vida, me tardé pero he seguido creciendo, aún teniendo miedo, dudas y amagos de arrepentimiento como cualquiera; simplemente ahora puedo seguirme moviendo cada vez, a veces hacia los lados; siempre que se puede hacia adelante y casi nunca (sería hipócrita negarlo) hacia atras. Hoy brindaré por lo que empecé hace poco más de un año y por lo que aún falta en los que vienen. *sniff*

Pasando a otros temas, me permito transmitirles el:

Consejo tecnológico #325

Hay que borrar constantemente las conversaciones en msngr/B.B. msngr/WhatsApp etc. Nunca sabes si tu compañer@ de trabajo, jefe, novi@ va a “curiosear” tu teléfono o computadora cuando sales al baño o a fumar...o si se te olvida en su carro/oficina/casa. Porque, seamos sinceros, no vas a dejar de flirtrear con ese ligue casual del fin de semana, tu ex-novi@ que se siente sol@ o a hablar de tus compañer@s de trabajo (peor cuando dices verdades de las que duelen) asi que ahorrate caras/truenes/despidos y demás.

Y finalmente, maldito calor que hace estos días en la oficina, el sopor invade mi cerebro, el ventilador es insuficiente, la técnica de mojarse los brazos ya no basta, no tenemos infraestructura de aire acondicionado y mi vaso de John Lennon es chico, así que tengo que ir a rellenar al garrafón continuamente; lo ideal sería un minibar o de perdida una hielera en mi lugar. Pensando en eso recordé que cuando trabajaba en cierto despacho el Caballero Aguila y un servidor aprovechabamos la ausencia patronal los viernes por la tarde y comprabamos unas Barrilito Corona y a partir de las 3 pisteabamos y chambeabamos. Mmmmhh creo que mejor consigo un vaso más grande porque el refri o la hielera personal son mucha tentación, más con el Jack en lata que pasa por refresco.