miércoles, 1 de abril de 2009

HIJOESUPUTAMADRE

Retomando un poco el tema automovilístico, el jueves pasado iba saliendo de la casa en mi auto cuando de repente a un idiota pseudo mamer que iba platicando con su noviecita, se le ocurrió que debía abandonar la acera y caminar por la calle. Con tan mala suerte que en ese momento iba pasando yo y las alternativas eran: Golpear su brazo con mi espejo lateral sin consecuencias por la baja velocidad a la que viajaba o abrirme a la izquierda con el riesgo de pegarle con mi espejo al de un taxi que venía en el otro sentido pero a buena velocidad, por supuesto valiome madre y seguí en mi ruta.

Debí preveer que un animal como ese no entendería que el incidente fue su culpa por bajarse de la banqueta, y sentí en todo mi ser como golpeo la puerta trasera de mi auto.

Por un momento estuve a punto de bajarme a mentarle la madre, de hecho me detuve, pero el pendejo del carro de atras inmediatamente toco el claxón, por lo que tuve que seguir mi camino, no sin antes sentir nuevamente un golpe en la parte trasera del auto.

Eso si ya calentó, así que crucé la siguiente calle le toqué el claxón y me detuve, decidido a jugarme el físico con el imbecil aquel. Ya me vaeía aventándole los lentes oscuros a la cara para que bajara la guardia y acomodándole tamaña patada en los huevos para que aprenda a respetar.

Para su buena suerte (o la mía, vaya uno a saber) pude ver como venía por la calle mi padre en su auto, así que ya no me bajé y segui mi camino toda para que mi pater no me reconviniera más tarde por sonarme al pendejo aquel en plena calle.

Al llegar al estacionamiento de la oficina me dí cuenta de mi grave error, debí haberle pateado los huevos, metido toda la rodilla en la boca del estomago y estampado mi puño derecho en forma de uppercut en toda su méndiga cara.

Adivinan bien, además de el par de golpes que le dió a mi auto con el pie dejando la mugrosa huella de sus tennis naik, le dió un rayón a la puerta (el del estacionamiento ya lo sacó con su pulidora sin mayor problema), me cae de madre que si lo vuelvo a ver me bajo a ponerlo más rojo que un bistec crudo a punta de vergazos.

Es hora de comprar un bat y un traerlo en el carro o contratar a unos guaruras y cuando pasen esas cosas solo gritar “Guardias” y cuando contesten “Mande Emperador” decirles “abaratenme a este putito”. Estoy sumamente encabronado. Chingá 4,300 bolas al mes para que cualquier ignorante, hideputa, resentido social dañe mi propiedad.

2 comentarios:

Enrique Corgan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Enrique Corgan dijo...

La verdad es que si da un montón de coraje con la gente imprudente como ese tipo, está como los que hacen la parada al transporte público en cualquier esquina.. valiéndoles olímpicamente si estorban o te hacen esperar otro semáforo para seguir tu camino...